Las Canteras abraza a Los Silos en un solemne Miércoles Santo

El Señor de la Sentencia partió en procesión desde su barrio para incorporarse a la Semana Santa de Los Silos

Como cada Miércoles Santo desde hace 18 años, San Bernardo de Las Canteras acudió a la Semana Santa silense de la mano de su Señor de la Sentencia. De esta forma, la Pasión del casco se encuentra ya algo más completa con la incorporación de este barrio, después de que hiciera lo propio Tierra del Trigo el Viernes de Dolores.

Una entrañable Eucaristía dio comienzo a los cultos en honor al titular de la Hermandad de Amigos del Señor de la Sentencia. La ermita de San Bernardo volvió a quedarse pequeña para acoger a todos los fieles que llegaron hasta los pies de una imagen que, bajo un señorial dosel encarnado, presidía la cabecera del templo. La función litúrgica transcurrió con normalidad y dando cabida a dos momentos ya habituales: el recuerdo a los cofrades fallecidos en el último año (una vela junto al sagrario los simbolizaba) y la imposición de medallas a los nuevos cofrades (tres en este caso, además de otro que lo hará el Domingo de Resurrección).

Finalizada la misa, con una organización encomiable, salió la procesión rumbo a la Parroquia de Nuestra Señora de la Luz. Los hermanos formaron un pasillo en el centro de la plaza de Las Canteras por el que pasó el paso del Señor de la Sentencia bajo los acordes de su marcha procesional y acompañado por el aroma del incienso. La novedad de este año vino marcada, para agradable sorpresa, por el trayecto que realizó la imagen a hombros de sus cofrades mientras descendía la calle San Bernardo. En la confluencia con la calle Juan XXIII, el Señor quedaba depositado en su carro procesional y partía hacia el casco de Los Silos por el camino de La Costa y, posteriormente, entre las fincas de plataneras de El Esparragal.

La amenaza de lluvia no se hizo notar durante la mayor parte del recorrido, permitiendo vislumbrar la primera luna llena de primavera hasta que, a la entrada al casco histórico, la presencia de varios nubarrones aligeró el ritmo de la procesión hasta hacer su entrada en la Parroquia de la Luz. Finalmente, el solemne cortejo pudo concluir la procesión sin incidencia alguna. El Señor de la Sentencia fue trasladado a la capilla de San Pedro, donde aguarda a la tarde de este Jueves Santo para recorrer las calles adoquinadas de Los Silos en la Procesión del Señor Preso. Volverá a hacerlo el Viernes en la Procesión Magna, regresando finalmente a su ermita como Cristo Resucitado del Domingo de Pascua por la tarde.

Daniel Pinelo

Periodista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *