De domingo a domingo: el mandamiento nuevo

Recuerda esto: Pascua es un acto de fe en que sí es posible ese cielo nuevo y esa tierra nueva

Lectura del Santo Evangelio según San Juan (13,31-33a.34-35):

Después que Judas salió, Jesús dijo: «Ahora el Hijo del hombre ha sido glorificado y Dios ha sido glorificado en él. Si Dios ha sido glorificado en él, también lo glorificará en sí mismo, y lo hará muy pronto. Hijos míos, ya no estaré mucho tiempo con ustedes. Ustedes me buscarán, pero yo les digo ahora lo mismo que dije a los judíos: ‘A donde yo voy, ustedes no pueden venir’. Les doy un mandamiento nuevo: ámense los unos a los otros. Así como yo los he amado, ámense también ustedes los unos a los otros. En esto todos reconocerán que ustedes son mis discípulos: en el amor que se tengan los unos a los otros».

Palabra del Señor


Descarga aquí la hoja parroquial del 5º domingo de Pascua

La reflexión para el Evangelio nos la ofrece nuestro párroco, Argelio Domínguez:

«La historia de cada uno y de la Iglesia, como también de la sociedad en la que vivimos, puede no ser demasiado consoladora en estos momentos. A muchos, por ejemplo, les produce dolor contemplar la increencia que se ha adueñado de la sociedad. Otros tienen problemas en la familia o en su propia vida personal. Sea cual sea nuestra situación, Pascua nos invita a hacer un ejercicio de visión positiva de la historia y de las personas. Pascua es un acto de fe en que sí es posible ese cielo nuevo y esa tierra nueva: porque el Señor ha resucitado, y su Espíritu actúa, y, por poco que le dejemos, quiere transformarnos a cada uno de nosotros y a nuestras comunidades. Un voto de confianza a Dios. Un voto de confianza a la sociedad y a la Iglesia. Hay muchas fuerzas escondidas, medio dormidas, en las personas y en la comunidad, que sí pueden despertar y mejorar nuestra historia. Claro que hay dificultades. Somos conscientes de ello. Pero, a pesar de todo, seguimos creyendo en la fuerza del Señor. «

Daniel Pinelo

Periodista