La Sentencia bendice a Los Silos en su entrada triunfal en el casco

Resulta muy difícil sentir indiferencia ante la noche del Miércoles Santo en Los Silos. La conjunción de luces, sonidos y olores aporta al municipio un toque particular. Este 12 de abril volvió a vivirse esa sensación con el traslado del Señor de la Sentencia desde San Bernardo hasta el casco silense. El Señor de Las Canteras presidió la Eucaristía en su honor en la ermita del barrio, ante la presencia de su hermandad, que este año contó con varias incorporaciones. Suele ser una hermandad que aumenta cada año su número de miembros, pero este año el crecimiento fue mayor.

Tras la misa, la primera oficiada por don Javier como nuevo párroco, Las Canteras se dispuso a despedir a su Cristo. La imagen abandonó la ermita cuando aún no había acabado de anochecer totalmente, pero la solemnidad siguió siendo la misma. Con los acordes de la marcha de Jesús Agomar “Señor de la Sentencia”, compuesta expresamente para la talla silense, la imagen bajó portada a hombros por la calle San Bernardo hasta el cruce con Juan XXIII. Allí fue colocada en el carro procesional para terminar de recorrer el barro y adentrarse en el camino de El Esparragal rumbo a la Parroquia de Nuestra Señora de la Luz.

Hacía varios años que la procesión no se encontraba con una noche totalmente despejada, sin rastro de nubes y con la posibilidad de observar varias constelaciones astronómicas a pesar de la luna llena del Martes Santo. El transcurso por el Camino Viejo volvió a ser íntimo y hermoso, solo incomodado levemente por los mosquitos.

Varios vecinos del casco salieron al encuentro del Señor de la Sentencia mientras se iba acercando al pueblo. A las 10 y cuarto de la noche, antes de lo que suele ser habitual en años anteriores, la procesión llegaba a la Parroquia de la Luz y el Señor descansaba en la capilla de San Pedro, donde ya está expuesto para el Triduo Pascual, aunque volverá a salir en procesión por las calles adoquinadas de Los Silos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Daniel Pinelo

Periodista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *